El cielo sobre nuestras cabezas

El vacío que causa la muerte -esa hipótesis que no queremos que se convierta en realidad- y la incertidumbre que provoca la enfermedad, tan extendida ahora que apocalipsis consiste en añorar la rutina, nos arroja interrogantes. Sobre todo dos: ¿Tenemos realmente un Estado del Bienestar? ¿Son las autonomías eficaces a la hora de protegernos frente al desamparo? La respuesta a ambas cuestiones es el relativismo. Depende. De esta crisis, que afecta a la salud pública, pero también a muchas de las certezas en las que hasta ahora creíamos, dependerá la consideración social del sistema público de salud y la supervivencia del deficiente servicio de atención a los dependientes, el gran grupo de riesgo ante el coronavirus.

Las Crónicas Indígenas en El Mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.