Las izquierdas sin brújula

Las inmisericordes leyes de la sequía establecen que a medida que va quedando menos agua en el último oasis más cocodrilos aparecen en la charca. Parece una frase rotunda, pero es la que más se aproxima a la situación de las (supuestas) izquierdas en la Marisma más de un año después de que, por aquella milagrosa carambola, el Reverendísimo Bonilla y el Adelantado Marín, apoyados desde fuera por los ultramontanos de Vox, se coronaran a sí mismos como nuevos monarcas de Il Quirinale. Desde entonces, en la Marisma vivimos la sagrada hora del escabeche: un cambio (sin cambio) que, salvo en materia de urbanismo, donde los negocios son los negocios y todos los gatos son negros, ofrece justo lo contrario de lo que prometió.Los arrepentimientos de las derechas reunidas a lo largo de este tiempo han sido numerosos y más que suficientes para que la oposición parlamentaria -esa ligazón entre los restos del peronismo rociero (en sus últimos días) y el koljós de la Violeta Rodríguez- hubiera puesto en aprietos la estabilidad del bipartito. La laguna, sin embargo, está en calma.

Las Crónicas Indígenas en El Mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.