Las pragmáticas jacobinas

La Revolución Francesa comenzó con un regicidio votado en sede parlamentaria y terminó con la monarquía vitalicia de Napoleón. Ironías del destino: los revolucionarios, levantados contra un rey terrestre que basaba su autoridad al amparo del derecho divino, terminaron, tras naufragar en su propia sangre, sometidos a un cabo militar cuyos despojos todavía reposan dentro de siete ataúdes distintos bajo la cúpula del hospital de Les Invalides, en un sepulcro desmedido convertido desde ese momento en el modelo capital de todos los mausoleos absolutistas.

Las Crónicas Indígenas del lunes en El Mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.