Todos los pobres del mundo

Los filósofos estoicos clásicos –Marco Aurelio, sin ir más lejos– solían vincular la pobreza con el crimen y el robo. No como justificación de ambos, sino como probable causa empírica. Quien no tiene nada debe subsistir a cualquier precio. La necesidad del prójimo goza de buena prensa -en realidad no es tal, sino propaganda- desde que la Iglesia instauró el dogma del pobrismo y el Evangelio proclamó aquello de bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos será el Reino de los Cielos. En la Marisma el cielo estival es como un cuchillo vertical: bajo su azul inmisericorde conviven la dicha y el quebranto. El INE ha dicho esta semana, en vísperas de la discusión sobre el primer presupuesto del Reverendísimo Bonilla y del Adelantado Marín, el dúo sin igual que nos gobierna, que tenemos el dudosísimo honor de albergar a quince de los veinte municipios con menos renta de España. Desde Níjar y sus campos, donde Goytisolo situó la zona cero del subdesarrollo meridional de su tiempo, hasta Los Palacios, pasando por ilustres plazas veraniegas -Isla Cristina o Barbate, ínsulas pesqueras- donde se vive con menos de 7.000 euros.

Las Crónicas Indígenas en El Mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.