Volar alto

Sevilla es una ciudad que ama sus propios tópicos, los cultiva y los alimenta. Probablemente por su extraña incapacidad para redefinirse a sí misma a partir de parámetros distintos a los tradicionales. La realidad, sin embargo, arroja por todos sitios argumentos que nos hacen proclamar una íntima convicción: Sevilla es dadaísta, pero no lo sabe. Las señales aparecen por doquier: el verdadero humor indígena, que nada tiene que ver con la gracia a sueldo, es profundamente surrealista; el caos es nuestro principal motor creativo y el nonsense, más que una filosofía posmoderna, aquí es un regalo cotidiano.

La Noria del sábado en El Mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.