El templo de Jerusalén

Los socialistas indígenas viven una suerte de involución. No sólo en términos electorales –el Quietista Espadas cosechó los peores resultados electorales del PSOE en la Marisma– sino mentales. Incapaces de impulsar cualquier renovación o reformismo, ni siquiera escénico, la ratificación por parte del Tribunal Supremo de la condena de los ERE los ha conducido a un callejón que no tiene salida. No parece que vayan a volver al Quirinale en décadas -cuando termine la actual legislatura el Reverendísimo llevará siete años, siete, como presidente de la Junta- y siguen encerrados en el laberinto que encarna su propio pasado. Por un lado, niegan la evidencia, igual que los adolescentes, al insistir en que Griñán y Chaves son inocentes, olvidándose -cosa harto […]

Milongas de la Vieja Guardia

Cada vez que un socialista (histórico) defiende la inocencia de José Antonio Griñán en el caso ERE muere un gatito. O dos. Hasta tres, en ocasiones. Al tiempo se constata, como ya ocurrió con el indulto en favor de los condenados del procés, la concepción aérea, relativista y fanáticamente posmoderna –elijan el adjetivo que más les guste– que tiene el PSOE sobre la Justicia, que o es social o termina no siendo nada. El Tribunal Supremo ha confirmado la pena de prisión para uno de los dos históricos expresidentes de Andalucía –condenado por delitos demostrados de prevaricación y malversación– que, a su vez. cada uno en un momento temporal, alcanzaron a presidir también la Ejecutiva de Ferraz. La noticia debería […]

Houellebecq ya no es el bufón del circo

Los auténticos artistas se niegan a sí mismos y castigan con dedicación a su público. No se nos ocurre una forma de devoción más poderosa: estar atento a lo que hace alguien con el que no coincides y que, incluso, te irrita. En un mundo donde la gente sólo escucha aquello que quiere oír, cuando lee –si se lee– con el estómago en lugar de con el cerebro, y donde los prejuicios minan cualquier discusión, desengañar a los otros merecería ser considerado una forma egregia de creación. “Esperas que sea correcto, pero maldigo sus ideas”. “Quieres que te escandalice, pero ahora no pienso hacerlo”. Fuck you, man. Michel Houellebecq (Isla de La Reunión, 1958) se ha hecho célebre por escribir ocho […]

La falsa ejemplaridad

En sus Genuinos caracteres en verso y prosa, una guía sobre los arquetipos humanos de la Inglaterra de mediados del siglo XVII, Samuel Butler, clérigo sin excesivo entusiasmo, afable juez de paz y poeta burlesco, escribe acerca del político moderno: “Cree que no hay manera más fácil y segura de avanzar en la vida que enriquecerse por defraudar al público: el robo público es más seguro que el robo privado y se persigue mucho menos, igual que los robos cometidos de noche. La dificultad consiste en obtener la confianza; una vez conseguida, el negocio sale redondo y, en caso de tener que rendir cuentas, el indulto resulta tan barato que la comisión no supone más que el diez por ciento”. Parece […]

Retrato de la Andalucía mesocrática

La admiración sentimental por el Sur, como ha escrito en alguna ocasión Rafael Argullol, es un atributo fundamentalmente romántico, del mismo modo que también lo es el hecho de que algunos meridionales añoremos el Norte, donde rara vez habitamos. En sus Ensayos sobre Poesía (Renacimiento), Luis Cernuda interpreta a Bécquer, ambos sevillanos, como un poeta de espíritu nórdico: “Su obra es muy poco andaluza en el sentido fácil de la frase”. Los antepasados de Bécquer, originarios de Flandes, se instalaron en Sevilla en el siglo XVII. Existe, quien lo conoce lo sabe, un Sur profundo y grave, atormentado, casi secreto, igual que palpita otra Andalucía jubilosa y festiva. Lo que no existe, salvo como deformación o ironía, es la falsa identidad […]