Aquí no se trabaja

Sumergidos ya en la enésima campaña electoral -la más corta e inútil de la historia- contemplamos a los candidatos (de siempre) repetir los argumentarios de hace mil años, tratando de hacer verosímil este cuento insoportable. Y, de repente, sorpresa: los escuderos susánidas, Fiscal y Haro, Haro y Fiscal, montan un numerito en el Parlamento a cuenta de la citación de Su Peronísima (reducta) para la comisión de la Faffe, argumentando que en las Cinco Llagas, donde fueron a acercarle el papelito de la convocatoria, no se puede notificar nada a la Reina porque la cámara legislativa «no es un lugar de trabajo». Por fin alguien lo admite: el símbolo máximo de esta autonomía (fallida), creada gracias a la coyunda entre los liberales del tardofranquismo y los socialistas que se afeitaron la barba, no sirve para nada. ¡Bravísimo! Claro que si el Parlamento no es «un lugar de trabajo» -como sostiene el dúo susánida– y el autogobierno es un fake, ¿por qué diablos cobran los diputados? Ah, misterio.

Las Crónicas Indígenas en El Mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.