El ‘neolenguaje’ del tripartito

Uno de los fenómenos más divertidos del cambio (de cromos) en la Marisma es la facilidad con la que algunos cambian de opinión -léase el PP con el asunto de los pisitos gratis para los altos cargos- y otros, básicamente los nuevos pesebristas, modifican su lenguaje. Llevamos tres maravillosas semanas contemplando el espectáculo y podemos enumerar -sin esfuerzo- un sinfín de neoconceptos, términos casi sublimes y extraordinarios hallazgos expresivos que persiguen el grado absoluto del eufemismo. Sucede por ejemplo con los asesores que, gracias a la carambola del Reverendísimo Bonilla, y al cambio de pareja del Adelantado Marín, acceden de pronto a San Telmo o a una consejería. Por lo general lo anuncian (al mundo) al modo Scarlett O’Hara: “Hoy cierro una intensa etapa profesional y comienzo un apasionante desafío que me hará crecer. La vida es cambio”.

Las Crónicas Indígenas en El Mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.