Los amigos de la nieve

Tenía que ocurrir. Era inevitable. Los susánidas, fervientes creyentes en la Reina (de la Marisma), llevan desde la vuelta del verano reivindicando por tierra, mar y aire la urgente mejora de la financiación autonómica al mismo tiempo que ocultan -sin éxito- los recortes que desde hace cinco años aplican sin piedad en la sanidad y la educación andaluzas, castigadas como nunca hasta ahora y origen de las mareas civiles más activas que se recuerdan en la historia de la República Indígena desde los lejanos albores de la autonomía, cuando unos (los ingenuos) salieron a la calle agitando sus banderitas y pidiendo trabajo y otros (los intermediarios) rentabilizaron este esfuerzo colectivo con el cobro -encadenado- de nóminas públicas, sostenido durante tres décadas.

Las Crónicas Indígenas del sábado en El Mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *