Los brotes no son verdes

Últimamente se han puesto de moda las fotos de los políticos indígenas posando en grupos y con mascarilla. Instantáneas donde la distancia de seguridad, entre dos y tres metros, se limita a uno. Por lo general, tienen un hermoso marco patrimonial -edificio o sitio histórico- de fondo. A sus protagonistas parece no importarles mucho los riesgos del intercambio social; en la Marisma, ya sabe, la distancia siempre han sido un concepto relativo. Lo importante, por supuesto, es el retrato coral. ¿Qué harían nuestros próceres sin gente y una cámara delante? Niente. A primera vista pueden dar la sensación de ser estampas entrañables en favor de la normalidad, pero a nosotros nos recuerdan aquella foto en sepia de El resplandor de Kubrick, dicho sea -por supuesto- sin ánimo de ofender. Somos descriptivos. La composición del cuadro es la misma: un extraño comité de bienvenida que asusta, más que reconforta.

Las Crónicas Indígenas en El Mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.