Sanlúcar, il paradiso

Lo escribimos en las vísperas patrióticas del día de la Santa Autonomía: la gran diferencia entre la Junta de los susánidas, que no dejan de soñar, como el tango, con volver, volver y volver, y la que ahora comandan -de comanda: léase en su acepción hostelera, que viene del francés commande– las derechas unidas es que los primeros abrevaban (a nuestra costa) en el Manguita de Chiclana y los del cambio que no es cambio, sino escabeche, frecuentan Casa Bigotes de Sanlúcar de Barrameda, donde ayer el equipo del Reverendísimo Bonilla celebró un consejo de gobierno ex-tra-or-di-na-rio precedido de una cena de confraternización -por lo visto era necesaria- en el templo gastronómico del Bajo de Guía, allí donde el Guadalquivir muere en el Atlántico y las aves silvestres de Doñana alzan el vuelo en busca del horizonte.

Las Crónicas Indígenas en El Mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.