La fábula de las ranas

Una de las peores consecuencias de la pandemia, que lleva meses matando a más gente de la que nos cuentan y desmintiendo la carísima e inútil propaganda de gobiernos, autonomías y demás ralea –llámenle ustedes autoridades, si gustan–, es la invasión constante del poder gubernativo en la vida cotidiana e íntima. Por nuestro bien, por supuesto. Que un policía te obligue a cumplir una normativa parece un acto razonable. Y lo es. El misterio es la razón por la que ese mismo agente no hace exactamente lo mismo el resto del año. Desde luego, no es por falta de trabajo: tenemos normas para las vidas que, por falta de tiempo, no viviremos. Las Crónicas Indígenas en El Mundo.

El federalismo inverso

El acuerdo europeo para financiar, mediante una mutualización conjunta de deuda, la crisis integral provocada por el coronavirus es un pacto político de mínimos, aunque haya quien, optimista casi siempre por interés, prefiera interpretarlo –y pregonarlo– como una alianza de máximos con la habitual narrativa superlativa. Bajemos el balón al suelo. Sobre la claque que recibió en la Moncloa a Pedro I, el Insomne con aplausos (a ellos mismos) no incidiremos en este aguafuerte. Es mejor obviarla: cuando se confunde la política con una verbena se cae en el más absoluto de los ridículos. El pacto entre los jefes de Estado, sin duda, es histórico: una familia que decide endeudarse junta, en el fondo, aspira a seguir conviviendo, aunque en su […]

Oficio de Tinieblas

Decía Heráclito, filósofo griego, que el sol, sin dejar de ser el mismo astro, es nuevo cada día. El símil es aplicable a las políticas sobre los ancianos en la Marisma: todos las defienden pero casi nadie hace mucho para que se conviertan en una prioridad. ¿Podríamos llamarlo hipocresía? Sin duda. Hipocresía sucesiva. Si los socialistas privatizaron la dependencia por su incapacidad para crear una red de geriátricos públicos, las derechas han consolidado este modelo y, a pesar de los muertos provocados por el coronavirus en los asilos, ponen una y otra vez paños calientes a una situación inmoral. Cosa muy de esperar: el día que Rocío Ruiz, la consejera estatua, se desdijo de un artículo suyo en prensa en […]

La guerra de las encuestas

La desconfianza, al decir de Shakespeare, es el faro que ilumina a los sabios y alumbra el camino de la inteligencia. No está en nuestro ánimo, en general piadoso, ofender a nadie, pero si tenemos por verdadera esta sentencia no queda más remedio que colegir que los líderes políticos en Andalucía, la gran autonomía del Sur, no son precisamente filósofos griegos. En general, profesan una infinita confianza en sí mismos. Suele decirse que para ganar cualquier batalla, antes de entrar en combate, es necesario tener fe ciega en la victoria. Si dudas, no ganas. Esta semana los grandes partidos andaluces –PP y PSOE– se han batido en un singular duelo cruzado de encuestas –financiadas con dinero público– para enterrar (simbólicamente) […]

Sondeos & mentiras piadosas

DE entrada, si uno no quiere hacer mucho el canelo, conviene partir de la base de que todas las encuestas electorales que en el mundo han sido -y serán- no son más que una forma costeada de mentir con el sustento aparente de las estadísticas. No se trata sólo de que en todas ellas exista cocina; es que son brebajes poco saludables, condimentados además por aquel que las encarga, porque pagarlas, lo que se dice pagarlas, tanto la que embellece estos días a los escabechistas, como la otra -esa ocurrencia que nos presenta como cosa cierta el delirio de los susánidas– las pagamos todos nosotros. De forma directa o indirecta ambas se abonan con dinero público. Pagamos, en consecuencia, para […]