La juez sobre el volcán

Decía Quevedo, partidario del escepticismo ante la justicia, que el mayor despeñadero de un individuo es la confianza. Un patrimonio escasísimo y de filiación voluble. En una crisis de credibilidad se encuentra desde hace semanas la juez que instruye la mayor parte de las causas abiertas por corrupción política que afectan a los gobiernos socialistas en Andalucía. María Ángeles Núñez Bolaños, sustituta de Mercedes Alaya, primera instructora de los ERE, ha cogido una generosa e indefinida baja laboral después de que los seis fiscales anticorrupción de Sevilla la hayan acusado ante el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) de dilatar la instrucción de varios sumarios judiciales –cuyos delitos corren el riesgo de prescribir– y archivar causas sin ordenar investigaciones indiciarias. […]

El Defensor vaticano

Tras una semana (reveladora) sobre cuáles son las bases del escabeche que el Reverendísimo Bonilla y el Adelantado Marín llaman cambio, y tras ver a Su Peronísima (marchita)intentar recuperar el protagonismo con el que nos ha deleitado durante el último lustro, el presupuesto de las derechas ha superado la fase de enmiendas con éxito, lo que despeja la estabilidad institucional en la Marisma. Parece bueno, pero quizás no lo es. Mayormente es beneficioso para los pesebristas, que abrevan en las cuentas, y los amigos de Bendodo (el consejero múltiple). Para los ciudadanos es más discutible: lo que los políticos llaman estabilidad, en realidad, tiene que ver más con omertá y, en ciertos casos, con la amnistía de cientos de cargos […]

Los monopolistas de la bondad

El odio se ha convertido en el principal argumento de la política española. Los usos totalitarios puestos en práctica durante el último lustro por los nacionalistas en Cataluña, cuyos principales afectados son los catalanes que no comparten sus opiniones, han terminado exportándose a la vida política, convirtiendo la dialéctica (educada) de la política civilizada en un inmenso barrizal de estiércol que desde los espacios virtuales –esos universos paralelos– termina influyendo, como en los relatos de Borges, en la realidad más prosaica. La gran diferencia con los tiempos pretéritos es que el rechazo contra el diferente, ahora, se hace en el sagrado nombre del amor, el buen rollo y determinadas causas que, siendo nobles, se están convirtiendo, gracias a esa forma de manipulación […]

¡A blindarse, que vienen (los otros)!

La corriente sigue bajando convulsa en la Marisma desde el colosal apaño para que ni en Canal Sur ni en el Consejo Audiovisual, entidades de mayorazgo parlamentario fieles al Antiguo Régimen, que es el que trata de perpetuarse bajo la sonrisa del Reverendísimo Bonilla y el Adelantado Marín, se mueva un varal, con la excusa de una renovación pactada todos a una –Fuente Ovejuna– donde a algunos, especialmente en las ilustres organizaciones gremiales –ese desecho de virtudes morales–, se les está viendo (bastante) la gamba, como dicen en Italia. La comisión de idoneidad celebrada en las Cinco Llagas ha sido todo un espectáculo: diputados que no han cotizado en su vida en un trabajo (normal) examinaban con la misma pauta […]

Canal Sur y el principio de Lampedusa

El cambio político en Andalucía, gobernada por las derechas desde hace medio año, lejos de avanzar, retrocede a toda velocidad y corre el riesgo de quedarse –como se temía nada más constituirse el bipartito entre PP y Cs– en una mera alteración nominativa. Perduran los vicios de siempre, aunque con caras distintas. El ejemplo palmario, que se suma a la ausencia de una verdadera reforma integral de la Junta, es la renovación de la Radio Televisión Andaluza (Canal Sur) y el Consejo Audiovisual de Andalucía (CAA), dos instituciones públicas de representación parlamentaria blindadas en el Estatuto de Autonomía que llevan más de un lustro en una situación de ilegalidad al no haber renovado a tiempo sus máximos órganos de gobierno. […]