Moreno Bonilla se hace peronista (rociero)

La historia se repite, según Marx la primera vez como tragedia y la segunda como farsa, pero los actores de la obra teatral no siempre coinciden. Con frecuencia, sobre todo si la pieza es política, los cómicos intercambian sus papeles. Es justo lo que está sucediendo en la guerra de los virreinatos autonómicos por los dineros (insuficientes) del Reino. El punto de partida es conocido: el Gobierno socialista alega que no puede pagar a las autonomías los ingresos que les adeuda porque está en funciones. Catalunya ha anunciado una demanda ante los tribunales para reclamar estos fondos y las comunidades gobernadas por el PP –sobre todo Andalucía, Madrid y Galicia– han organizado un frente alternativo para pedir lo mismo pero […]

El arte de marear

No hay como volver a casa. Incluso aunque no te hayas ido o ni te acuerdes de cuándo pudiste escapar. Septiembre, no se sabe bien la razón, aunque quizás se deba al inicio del curso escolar, es un mes de gloriosas promesas fallidas, reencuentros y anuncios supremos. Antes se hacían en persona. Ahora se divulgan por las redes sociales, infectadas estos días de los estrenos de rigor. Ya saben: hoy comienza todo and all these stuff. En realidad, nada empieza. Todo sigue igual en la Marisma: calor tropical, indolencia espiritual y el extraordinario circo político indígena. Como todo el mundo anuncia algo, el Reverendísimo Bonilla se fue a la obertura del gran Jesús Vigorra -experto consumado en las artes de Thalía, […]

La democracia sin seso

La política peninsular, ese caos que nos obliga a votar casi sin descanso, sin que esto signifique que seamos más demócratas, se parece cada vez más al retrato de las Españas que en 1645 –año del Señor, como todos– inmortalizó Francisco de Quevedo en La hora de todos o la Fortuna con seso, una fantasía moral que, a través de la ficción alegórica, nos describe un mundo imaginario donde la Fortuna transmuta el desorden reinante en rigor y convierte la hipocresía en verdad manifiesta, trastocando así todas las convenciones políticas y sociales. El resultado es bastante peor al desorden ancestral. El mensaje del libro es que un mundo justo donde todos dijéramos lo que pensamos, y obtuviéramos aquello que en justicia […]

El Reverendísimo ‘avant-garde’

La ignorancia es una de las fuentes más fiables para alcanzar ese punto exacto de delirio que conduce al desastre. Si el Reverendísimo Bonilla hubiera pensado dos veces -o le hubieran hecho pensar, cosa aún más difícil- cómo afrontar el escándalo de la intoxicación por listeria quizás no hubiera recurrido a esa desgraciada comparación entre la Junta (que dirige) y las vanguardias para justificar la gestión de su gobierno en esta epidemia que ha alterado el plácido verano oficial y ha adelantado el inicio del curso político. Cualquiera medianamente formado hubiera desaconsejado tal símil, advirtiendo además del riesgo de caer en el ridículo. Pero nadie abrió la boca. Y el Reverendísimo se metió solito en un jardín (sin salida). Las Crónicas […]

La guerra de los virreinatos

Se atribuye a Paul Valéry, poeta francés, la célebre frase de que “la sintaxis es una condición del alma”. Una sentencia construida con ingenio e indudable fortuna que se presta a múltiples variaciones. Por ejemplo: la financiación es la eterna queja de cualquier alma autonómica (sensible). Ley sin excepciones. Una de las guerras políticas de este otoño –que en el Sur seguirá siendo verano hasta finales de noviembre– va a ser la diatriba por el reparto de los dineros regionales, un conflicto cíclico que, igual la sequía, jamás recibe una solución estable, sino que (en el mejor de los casos) se dilata con un remedio temporal. O ni eso. Los Cuadernos del Sur en La Vanguardia.